Medo me dá!

É guapo? Eu non teño opinión ó respecto. O que si podo afirmar, sen temor a trabucarme, é que lle gustan as cámaras e domina o discurso televisivo. Tan só lle falta o nariz vermello e a perruca para dar a imaxe do que realmente é, aínda que sen eses elementos xa encaixa perfectamente no circo no que convertiron a televisión. Non menciono o seu nome e o do seu partido por un motivo: a publicidade, se a queren, que a paguen.

  

O comercial –posúe grandes dotes de vendedor- lidera, dende Cataluña, un partido que vende renovación e cambio. Cambio si, pero de chaqueta. Os descartes e descontentos de UPyD e do PP, na procura de sillóns e moquetas nas que poder vivir a conta de todos nós, desembarcan nas listas electorais deste amago de proxecto político. Manda truco que esta xente nos fale de renovación política…

Aldeáns? Non. Viláns? Tampouco. Como o seu propio nome indica, eles son da urbe. Así queda de manifesto en Galicia, onde só presentan candidatura nas cidades galegas. Traballo lles custou, pois as ansias de poder e os egos dos chaqueteiros, case acaban por desmontar o tenderete antes de comezar.

Segundo as enquisas dos medios do PP, pasarán a formar parte dos plenos das cidades do noso país. E mesmo poden chegar a formar goberno con outros partidos políticos. Medo me dá!

PABLO CIBEIRA (OLEIROS), XORNALISTA



Donde empieza la revolución

PABLO CIBEIRA (@PabloCibeira). Periodista (Oleiros – A Coruña)

El cambio político, social y económico en un sistema tan podrido como el del Estado español se hace, cada vez, más urgente. Aunque los aparatos propagandísticos del régimen intentan maquillar la realidad, la situación es prácticamente insostenible. El deterioro de las instituciones, la incompetencia de los responsables políticos, la miseria de una parte importante de la población, las nefastas condiciones laborales, la corrupción en todos los ámbitos y a todos los niveles,…

Por desgracia, la lista es interminable.

Está muy claro que se necesita una revolución. Un cambio drástico que reordene el panorama político, social y económico. Cuando algo no funciona, hay que cambiarlo. Así de fácil. El problema está en que para algunos España funciona, y muy bien. Por eso estamos como estamos.

Pero antes de llegar a esa profunda renovación, debemos empezar por nuestra propia revolución personal. De manera inconsciente, adoptamos un estilo de vida aburguesado y clasista. Queriéndolo o no, vivimos como le interesa a unos pocos. Nos controlan y se enriquecen, mejor nos les puede salir.

La revolución debemos iniciarla en lo cotidiano. La lucha tiene que ser diaria, incluso tiene que ser también espiritual. Se necesita firmeza y convicción para romper con todas esas cadenas que nos colocan y no nos dejan ni movernos ni pensar. Pero no nos podemos entregar. ¡Luchemos!