Etiquetas

, , , , , , ,

Amigas y amigos. ¿QUÉ COJONES NOS PASA? ¿Por qué no está ardiendo la calle? Supongo que es porque eso no es propio de democracias avanzadas. Estamos en el siglo XXI, ¿no? Sólo utilizan la violencia los radicales e incívicos… O los hazmerreír de Hazte Oír. Los bombardeos de Estados Unidos, la OTAN, Rusia. Eso son asuntos más complicados. Claro. En geopolítica no nos metemos.

De verdad, cada vez que pienso en cómo me dejo mangonear  me sube un ácido gástrico contenido en el esófago que es insoportable. ¿No os pasa? Amigos, nos la meten doblada, así, de forma consentida, reiterada y sin vaselina. Aún a riesgo de sonar cuñado, he de recordaros, a modo de hilo musical para antes de dormir, que:

  • Urdangarín está libre sin fianza para vivir en Suíza de toda la fortuna que ha ido atesorando a nuestra costa.  
  • Los meapilas de HazmeReír ponen en la calle un autobús tránsfobo con la connivencia de toda la caverna mediática. Y aquí no pasa nada. Contra el “adoctrinamiento LGTB en las aulas” dicen ir los muy casposos. 
  • Mientras, Josep Valtonyc es condenado a tres años de cárcel por hacer una canción contra el suegro de Urdangarín (tres años por tinta y papel. TRES AÑOS DE CÁRCEL). Sí, ese proboscifílico cuya sobredotación cromosómica es solamente comparable al tamaño de su cuenta corriente, meticulosamente engrosada durante más de 40 años gracias a las aportaciones (in)voluntarias de monárquicos… pero también de republicanos, ateos, creyentes, anarquistas y básicamente de cualquier mindundi que haya ido a comprar una simple barra de pan. Y ahora que me metan 30 años de cárcel por injurias.

¿QUÉ COJONES NOS PASA? ¿Creemos que porque están en el Congreso Podemos, Esquerra y otros partidos que reclaman para sí el pulso de la calle ya hemos ganado? ¿Que ya hemos hecho “algo”? ¿”El pueblo” ya tiene su paz social? Pero que alguien me explique qué quiere decir eso de “pueblo” en pleno siglo XXI. Estamos muy perdidos. Y yo el primero.

La estructuración social del siglo XX está obsoleta, pero parece que cada vez que apelamos al “proletario”, al antagonismo de clases más puramente materialista o simplemente a los himnos de hace 100 años, en la izquierda experimentamos un orgasmo autocomplaciente tan irritante como nuestra propia ceguera. Y mientras, el Congreso de los Diputados, único poder realmente legitimado para ejercer violencia estructural en forma de Decretos-Ley, sigue difundiendo su coito anal entre el populacho en forma de subida de impuestos, de sanciones desorbitadas, de mordazas y reformas laborales.

Si realmente nos conformamos con escuchar Los Chikos del Maíz, ver a Ken Loach, cantar la Internacional de memoria y ser los más eruditos en el círculo familiar y social, hemos perdido. Yo el primero. No hablo de que la izquierda se haya extraviado en el rumbo hacia el socialismo real. Por dios. No crean que estoy haciendo un llamamiento tan sumamente locuaz y a la vez profundo. Simplemente me (re)pregunto: ¿PERO QUÉ COJONES NOS PASA?