Etiquetas

, , , , ,

Cuando la realidad se transforma en una frontera dicotómica, la historia se escribe sobre buenos y malos. Sobre invasores y libertadores. Sobre terroristas y héroes. Cuando la verdad es que ni hay buenos, ni malos, ni verdad en sí misma. La historia se reinventa a diario.

Estos días, además de escépticos de la contaminación que únicamente creen en lo que ven (excepto cuando se habla del arbusto que habla, de la paloma que fornica y del hombre que resucita), está en el candelero el aniversario de la “Toma de Granada” en ese período histórico que hemos dado en llamar “Reconquista” que culminó con la recuperación de la emblemática ciudad de Granada por parte de los Reyes Católicos. El cuento está divertido.

Resulta que España era una y feliz. Entonces llegaron los moros y la convirtieron en la precuela del califato del ISIS, donde nadie pensaba, se quemaba el ganado y el agro y todo circulaba en torno a una orgía de sangre, Sharia y burkas. Después de un rato (781 años, para ser exactos. 525 son los que nos separan hoy de la “Toma de Granada” por los Reyes Católicos) llegó una hueste revolucionaria y liberó a esa España secuestrada por los tatarabuelos de los talibán para convertirla en lo que es hoy ya entonces. Y toda huella de los moros malvados fue borrada y ya no hubo árabes en España, que “volvió a ser nuestra” (?).

Vamos por partes. Por muchas partes.

De España una, nada de nada

Para empezar a refrescar la memoria a aquellas personas que, como la pobre Esperanza, se perdieron alguna clase de historia por “estar encerradas” en casa, deberíamos recordar que España no existía como tal (por mucho que se empeñe ella en decir que es un reino con más de 3000 años de antigüedad en clara referencia a la Hispania romana). Desde la entrada de Suevos y Alanos a principios del siglo V, era un compendio de diferentes reinos que no fueron (unificados luego por los visigodos incluido Portugal).

Hispania_sVI.jpg

Espacios políticos a mediados del siglo VI. El reino suevo fue anexionado posteriormente al reino visigodo de Toledo por Leovigildo. El espacio cantábrico (en verde, bajo el ambiguo nombre de “vascos” -en realidad, habitado por astures, cántabros y vascones-) mantendría una relación muy elástica con el reino de Toledo, que necesitó realizar campañas militares (fundación de Victoriacum). © Dominio público, Enlace

Contexto, por favor

Aguirre nos dice que “Es un día gloria para las españolas. Con el Islam no tendríamos libertad”. Y yo pienso algo así como que los Reyes Católicos, adalides del feminismo, vinieron a liberar a las españolas (?) de las cadenas machistas del Corán. Porque claro, esa organización que en 1478 fundaron Isabel y Fernando, llamada Inquisición Española, fue una revolución que trajo libertad a las mujeres. Lo que chirría, amiga Esperanza, es que usted extraiga tal conclusión a partir de un suceso histórico de hace más de 500 años. No. Si usted hoy tiene libertad, no es porque Fernando e Isabel tomaran Granada. Si usted tiene libertad -o algo parecido- es debido a un proceso de evolución humana muchísimo más complejo y que, desde luego, no tiene que ver ni con los Austrias, ni con los Borbones y, muchisimo menos, con cuestiones religiosas. Fue precisamente ese proceso de evolución de la razón humana el que llevó en 1812 a las Cortes de Cádiz a aprobar por mayoría absoluta la abolición de la Inquisición (disuelta definitivamente en 1834). Por cierto, a que no sabe qué religión de las que existían en la península durante

El desarrollo musulmán

El Estado musulmán aportó un desarrollo en la agricultura y al comercio que a día de hoy siguen siendo de notable importancia para este país. La producción agrícola mejoró gracias al regadío y a nuevas prácticas hortícolas con las cuales empezaron a cobrar mayor importancia los productos frutales o las hortalizas. Surgió también el cultivo de trigo, cebada, habas, arroz o miel.

También durante estos más de 700 años se desarrollo en las ciudades la vida cultural y la puesta en práctica de modelos novedosos de urbanismo y arquitectura que perduran en nuestros días. Incluso la ciudad de Córdoba llegó a convertirse en la urbe más importante de Europa occidental con alrededor de 100.000 habitantes. Por no hablar de todo el patrimonio cultural, filosófico y lingüístico que hoy seguimos disfrutando los “españoles”. Uno de los filósofos más importantes que ha nacido en la península ibérica, lo hizo bajo dominio musulmán, en Córdoba. A Averroes y a su huella debemos importantes avances en la astronomía, en la matemática, en la medicina y, en general, en la filosofía. La influencia de este filósofo musulmán sobre otros grandes pensadores ha derivado en la secularización de la vida filosófica. Sí, la influencia de un musulmán. Mientras, en territorio cristiano “ardían” las brujas.

Estamos en la Edad Media, no todo es oro

A pesar de que en Al-Ándalus existía libertad de culto y convivían bereberes, mozárabes, judíos y cristianos, etcétera; lo cierto es que se mantenían prácticas indeseables como la esclavitud. Aun así, la sociedad andalusí presentó una notable pluralidad étnica y religiosa. La sociedad islámica se dividía en etnias que ocupaban distintas posiciones sociales. El grupo privilegiado estaba formado por los baladíes, que se quedaron con la mayoría de las propiedades territoriales. Debajo de los baladíes se encontraban los bereberes y los muladíes. Seguían existiendo los mozárabes y los judíos, a pesar de la islamización de los hispanos, dos minorías no musulmanas que portaban una importante carga fiscal.

Esperanza, te guste o no, en tu sangre hay vestigios árabes

Porque a pesar de tu noble ascendencia y de tus ínfulas aristócratas, no puedes evitar el hecho de que en tu ADN haya vestigios árabes. Como suevos, celtas, romanos o gitanos. Porque el concepto de la “raza” española (como en su día el de la raza “aria”), a día de hoy, es una de las mayores falacias y naderías que existen. La multiculturalidad es un fenómeno imparable y hermoso que, por desgracia, algunos se empeñan en evitar, llegando a creer que, por el hecho de tener la piel de otro color, son superiores a alguien. Seguro que este vídeo abriría los ojos a más de una persona.