Etiquetas

, , , ,

Nos llevamos las manos a la cabeza, escandalizados, por la entrevista a Jorge Cremades. Artículos como el de Gerardo Tecé nos demuestran lo feministas y progres que somos. ¿Y sabéis la realidad? No es cierto. Nos gusta arrancar el aplauso. Pero no somos consecuentes.

http://widget.smartycenter.com/webservice/embed/11153/1972447/664/399/0/0/0

Es verdad. Una gran parte del contenido que genera Jorge Cremades tiene mensajes machistas. En las respuestas de su controvertida entrevista -que creo que todo el mundo debería leer al completo antes de emitir juicios de valor- denota también una visión de la actualidad y de la sociedad machista. Pero la pregunta es: ¿Por qué nos echamos las manos a la cabeza? ¿No es acaso un producto del sistema de valores en el que vivimos? Es que lo que este hombre piensa, comparte y reproduce, no forma parte de esa realidad profundamente desigual? Sí. No se trata en absoluto de justificar según qué contenido. Es más, me declaro en las antípodas en cuanto a pensamiento e ideas de este humorista que, por cierto, ya ha reconocido el daño que pueden hacer según qué declaraciones y ha pedido disculpas por ello. Pero eso no quiere decir que no haya que valorar la entrevista de El Español con juicio crítico.

En primer lugar, y desde un punto de vista profesional, creo que la persona que entrevistaba a Jorge Cremades planteó mal la pieza. Y no hablo de cuestionar su metodología, en absoluto. Simplemente creo que centró sus esfuerzos en obtener algo que no interesa de este hombre: sus opiniones personales. Esto es: de la misma forma que a mi me puede interesar la opinión que el presidente del Gobierno, o el director de El País y hasta Álvaro Ojeda tienen sobre el machismo (en tanto generadores de opinión pública y publicada), me la suda la opinión personal de Jorge Cremades, porque su papel de cara al público no es el de generar discurso (ojo, no me la suda el contenido que reproduce. Sí sus opiniones personales). Igual que me la suda la opinión que tenga sobre la independencia de Cataluña -por lo que se le pregunta-, sobre la guerra en Siria o sobre el impacto de la devaluación de las divisas orientales en el mercado internacional. Porque no es relevante. Creo que la entrevista se centró demasiado en mostrar su opinión personal y dejar en evidencia los conocimientos de un joven poco conectado con la realidad política, que se dedica a reproducir los roles de una sociedad anclada en el machismo; y no tanto en exponer la controversia generada por el contenido de sus piezas audiovisuales, de su marca y del impacto de la misma en la sociedad.

 «Por eso a Sergio Ramos no se le pregunta por el feminismo, sino por el partido del fin de semana»

Y que no se me malinterprete. Obviamente no es igual el impacto de una opinión emitida por una persona con influencia dentro del mundo del espectáculo que el de una persona de a pié. Claro que tiene importancia en tanto influencer, ya que su opinión cala en mucha gente, especialmente joven… Pero que alguien me explique también quién ha hecho inflluencer a Jorge Cremades: El Público. Igual que el Público hace influencer a Belén Esteban, a Álvaro Ojeda o a Manuel Reyes Millán. Creo que donde hay que enfocar el debate, el esfuerzo por así decirlo, es en el contenido que genera y en su calado, y no en sus opiniones personales: Si le preguntas a Sergio Ramos por el feminismo, el machismo o un tema similar, también dará titulares. Por eso a Sergio Ramos no se le pregunta por el feminismo, sino por el partido del fin de semana. Porque su influencia no viene dada por su opinión, sino por dar patadas a un balón en un club con millones de seguidores. Triste, pero esos son los referentes que generamos. Qué le vas a pedir, ¿que se lea a Mary Wollstonecraft o a Rosa Luxemburgo?  Es un producto fabricado y ensalzado por la misma sociedad machista que luego lo defenestra. Por eso llevarse luego las manos a la cabeza por las opiniones personales que pueda emitir, no tiene sentido. 

En definitiva. A mi me molesta que un político, un representante público al fin y al cabo, diga que las mujeres que son violadas van provocando. Me hierve la sangre cuando un cuñadano a tiempo parcial y cambiapieles a tiempo completo tipo Toni Cantó argumenta aquello de: “La mayoría de las denuncias por Violencia de Género son falsas”. Tampoco me hace gracia que Jorge Cremades suba un vídeo “pidiéndose” a la tía borracha de la barra, sinceramente. Pero es la sociedad la que le da visitas porque eso, amigas y amigos míos, pasa todos los días, en el 99 % de los bares del 99 % de los pueblos de este país, tristemente. Pero su opinión personal sobre el feminismo y lo que significa en la actualidad, me importa más bien poco. Me parece triste y preocupante que con su edad emita un juicio tan serio como que “hay más violaciones a hombres que a mujeres”. Y, por la propia pobreza de sus argumentos, creo que es absurdo darle una importancia que no merece.