Etiquetas

, , , , , , ,

No es la primera vez que escribo sobre machismo en este blog. Ni será la última. Por suerte, en esta ocasión, escribo para celebrar un hito y no para condenar unas declaraciones misóginas o un comportamiento machista.

Durante la noche de ayer, La Sexta (perteneciente a un grupo de comunicación nada sospechoso de progresismo) emitió una nueva edición del controvertido pero siempre mordaz programa Salvados. No fue un programa más. Ayer se habló de machismo. Y no como cualquier otro día. Porque es cierto que miles de profesionales se dejan la piel tratando de educar a esta sociedad construida sobre los cimientos del patriarcado, pero por desgracia, su trabajo es invisible para muchas personas gracias a un sistema mediático basado en el infotainment. Ahí está la clave de lo que sucedió ayer, en el contenido sí, pero, sobre todo, en el alcance: se pusieron muchos puntos sobre las íes en cuestión de violencia de género durante el prime time del mayor medio de socialización aún en nuestros días: la televisión. Más de 3,2 millones de espectadores y un 16% de cuota de pantalla demuestran que el mensaje ha llegado; gracias a las redes sociales sabemos también -en parte- cómo ha sido interpretado ese mensaje y, en general, nos queda la enseñanza de que queda casi todo por hacer en materia de violencia de género y machismo, pero también la esperanza de que nuestra sociedad puede aprender: ¿Quién se podría imaginar que en este país adicto a su propia miseria, al morbo de la mediocridad, el formato de #MachismoMata se iba a “comer” a otro como el debate de Gran Hermano VIP? Pues así sucedió. Ya no cuela aquello de “tenemos lo que queremos”La cultura y la educación también “venden”. Y los grandes grupos de comunicación de masas deben tomar nota.

Programas como el de ayer son imprescindibles. Hablando sin tapujos sobre un verdadero problema de Estado. Arrojando luz sobre atmósferas de pánico y desesperación. Sobre historias olvidadas y, sobre todo, sobre mujeres asesinadas. Sobre maltrato en todas sus variantes. Sobre la peor forma de terrorismo (sí, mal que le pese a la caverna, es terrorismo en tanto es un dominio ejercido a través del terror), que es la que somete a una mujer al infierno del maltrato por puro machismo, la peor lacra de nuestros días. Por eso es tan importante no recortar en educación, para que personas como Marina Marroquí puedan formar a las nuevas generaciones en una sociedad realmente igualitaria.

 

Dedicado a todas las víctimas de la violencia de género. Dedicado a todos los educadores y educadoras sociales; a las trabajadoras y trabajadores que se dejan la piel para que podamos disfrutar de una sociedad libre e igualitaria. Y dedicado a todas las mujeres.

¡NI UNA ASESINADA MÁS!

El programa íntegro #MachismoMata, aquí:

http://www.atresplayer.com/television/programas/salvados/temporada-11/capitulo-11-machismo-mata_2016020400463.html