Etiquetas

, , , , , ,

Por José Sánchez Sánchez | México

43

No cabe la menor duda que la desaparición de los 43 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa, que sucedió el 26 y 27 de Septiembre del 2014, ha sido el acontecimiento de mayor repercusión en México y en todo el mundo. Los padres de los estudiantes han tenido la valentía y la perseverancia para denunciar la desaparición forzada de sus hijos. El Gobierno de México ha apostado al silencio y a la mentira. Pensó que engañar al pueblo y mentirle era la mejor estrategia para resolver el problema. Apostó por el silencio y la mentira. Pero el amor de los padres a sus hijos los llevó a buscar por todos los medios posibles que se les dijera la verdad y que les presentaran vivos a sus hijos. “Vivos se los llevaron, vivos los queremos” ha sido el grito que no únicamente los padres de los estudiantes han lanzado, sino todo el pueblo de México.

Al celebrar hace un par de días el primer aniversario de la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, y al hacer el recuento de los acontecimientos, nos damos cuenta de que son dos grandes etapas en las que se puede estructurar el proceso de los hechos de la búsqueda de estos jóvenes:

  • La primera la podemos llamar La verdad histórica con la que el Estado Mexicano trató de dar carpetazo a los acontecimientos de Ayotzinapa.
  • La segunda, la puesta al descubierto de La mentira histórica que el Gobierno –a través del ahora ex procurador general de la República, Jesús Murillo Karam– dijo al pueblo de México y al mundo entero, por la intervención del Equipo Argentino de Antropología forense (EAAF) y el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión interamericana de los Derechos humanos (CIDH) de la Organización de Estados Americanos.

1ª ETAPA
Por la presión de los padres de los estudiantes, el pueblo mexicano y de muchos ciudadanos de países del mundo que se solidarizaron con ellos, la Procuraduría General de la República” atrajo el caso y comenzó la investigación de los hechos. Fueron muchos los reclamos por la aparición de los estudiantes en el mundo. Los noticieros televisivos y las redes sociales se preocuparon y se ocuparon del caso, exigiendo la aparición con vida de los 43. En México, desde el 10 de octubre, se multiplicaron las marchas y manifestaciones en varias ciudades de la República.

El día 7 de Noviembre, Murillo Karam habló del holocausto del basurero de Cocula. Su primera declaración, sin dar pruebas convincentes, fue que los estudiantes habían sido cremados en el basurero de Cocula y que el 27º Batallón de infantería de Iguala no tenía responsabilidad en la desaparición, lo cual fue desmentido los días 2 y 3 de Diciembre por el comandante de dicho Batallón. El comandante dijo que habían tomado conocimiento de los hechos desde las primeras horas de la desaparición el mismo 26 de Septiembre.
El día 27 de Enero del 2015, Murillo Karam en una rueda de prensa, presentó la versión de los hechos, que él llamó “La verdad histórica”, que ya desde ese momento no convenció ni a los padres de los estudiantes, ni a la prensa y a muchos mexicanos. Prometió que los restos de la cremación serían mandados al Instituto de medicina forense de la Universidad de Insbruck, Austria.
En el mes de octubre del 2014 se detuvo a José Luis Abarca y a su esposa, Mª de los Ángeles Pineda (hermana de los jefes del Cartel ‘Guerreros unidos’ de Iguala), lo mismo que a varios de los policías municipales de Iguala por su participación en el crimen de Estado.

2ª ETAPA
Un grupo de antropólogos forenses (EAAF) llegó a México con el propósito de colaborar en la búsqueda de los muchachos. El grupo declaró desde el 7 de febrero que era muy probable que no hubieran sido cremados, y que los restos encontrados en el basurero y enviados a Insbruck no presentaban las condiciones para sostener con firmeza la versión de la cremación. Los padres de los estudiantes siguieron pidiendo que se les dijera la verdad.

El 24 de julio, la Comisión Nacional de los Derechos humanos (CNDH) denuncia fallas en el informe de la investigación del Estado Mexicano. El Grupo interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos de la OEA (Organización de los Estados Americanos) vino a México a colaborar en la búsqueda de los jóvenes estudiantes.

El 12 de Julio, José Torero, experto en Ciencias del Fuego, graduado en la Universidad de Berkely (USA), visitó el basurero de Cocula y descartó la incineración en ese lugar de los estudiantes. Sus argumentos fueron: “Se necesitarían 30 toneladas de madera y 13,300 llantas para la cremación de los jóvenes, por ser a cielo abierto y perderse mucha de la energía del fuego y extenderse a los lados y hacia arriba del basurero. Además se hubiesen necesitado 60 horas para la cremación de los cuerpos”.

El día 6 del septiembre pasado, el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes presentó su informe en el que desmentía clara y abiertamente La verdad histórica presentada por Murillo Karam. En él, afirmó:

        1. Se perdieron a propósito pruebas del caso.
        2. Encontraron nuevas evidencias del caso como la ropa de los estudiantes que a la Procuraduría General de la República no había presentado ni estudiado.
        3. La necesidad de realizar nuevas autopsias a los 3 jóvenes asesinados el mismo día 26 de Septiembre, día de la desaparición de los 43.
        4. El no reconocerles a los 43 su condición de desaparición forzada, a pesar de las evidencias de participación de la policía municipal de Iguala y el Ejército en los hechos.
        5. Se descubrió la posibilidad de que el móvil del ataque a los estudiantes en los camiones fuera el transporte de droga, el opio, en los camiones, sobre todo en uno, que se encuentra desaparecido y la Procuraduría no ha dicho nada al respecto. Ni en esto los estudiantes no habrían ni siquiera tenido conocimiento, mucho menos participación.
        6. Por todo esto, la Procuraduría tendría que seguir la búsqueda de los jóvenes hasta agotar todas las líneas de investigación que se tenían.

Esta es la situación en que se encuentra el caso de los 43 estudiantes desaparecidos. Hay que tener en cuenta que en México hay más de 25,000 desaparecidos desde el sexenio anterior de Felipe Calderón y los 3 años de Enrique Peña Nieto.

CONCLUSIONES
Ante esta situación, ¿A qué conclusiones podemos llegar en este primer aniversario de la desaparición de los 43 estudiantes de la Normal popular de Ayotzinapa?

  1. Detrás de los 43, hay 25.000 desaparecidos más, de los que el Estado mexicano no ha dado noticias.
  2. El Gobierno de México ha dicho mentiras sobre este caso de los 43, La verdad histórica de Murillo Karam ha quedado al descubierto ante México y ante el mundo.
  3. A la Procuraduría General de la República se le ha ido sacando la verdad poco a poco, lo que significa que no quiere decirla al completo por los grandes intereses económicos que hay detrás.
  4. Aparece claro el matrimonio entre el Gobierno, el Ejército, las policías y el narcotráfico.
  5. Las instancias de Seguridad y de Justicia de la Nación han quedado desprestigiadas, ¿Quién puede creerles?
  6. Es mucha la corrupción y la impunidad que hay en el Estado mexicano y en especial en sus instancias de seguridad y de justicia.
  7. Se necesita la organización del Pueblo de México, la nuestra, para poder revertir esta situación que pone en claro la falta de una verdadera democracia en nuestro país.
  8. Luchar por la aparición de los 43 es luchar por la aclaración de los 25.000 más y por una verdadera democracia en México.
  9. Los 43 y los 25.000 son nuestros, son de México.
JOSÉ SÁNCHEZ SÁNCHEZ
Coordinador del Equipo de Secretaría Nacional de
CEB (Comunidades Eclesiales de Base).