Etiquetas

, , , , , , , ,

Suelo levantarme con hambre. Un sandwich, unas tostadas, fruta… la comida más importante del día. El problema viene cuando, antes de llegar a la cocina, te topas de bruces con el diario ABC y con Sostres. Toca entonces ponerse en decúbito supino y recuperar la tensión arterial y la noción de realidad.

En efecto. Lo ha vuelto a hacer. En esta peculiar batalla con sus compañeros de trinchera del ABC a ver quién es más guerracivilista, el ex Mundo Salvador Sostres se ha llevado la palma. Los altos niveles de beligerancia en tinta hacen que se le indigeste a uno el cruasán.
Con un breve artículo del día 29 de julio llamado: “La camiseta de Franco“, el popular periodista conseguía lo que otros profesionales del sector como Eduardo Inda buscan de forma desesperada por decenas de platós del país: llamar la atención. Podría entrecomillar muchas frases que dejasen en evidencia la prepotencia, las ínfulas de superioridad intelectual y moral o la simple asnada –con perdón de los bichos– que ha puesto en la palestra de la opinión publicada este todólogo cuya arma no es otra que la impertinencia y la provocación, pero me voy a quedar con la más preocupante por su carácter enconado y revanchista: “Fueron preferibles 40 años de Franquismo que el comunismo que habríamos tenido que padecer si los rojos hubieran ganado”, sentenciaba Sostres. Ya no hace falta ir a lo escandaloso de la frase. Simplemente analizándola desde un punto de vista sintáctico, nos podemos hacer una idea del tamaño de la sandez. La forma utilizada del verbo haber, ese “habríamos”, es el condicional, ergo se tiene que dar una condición para que la acción introducida por el verbo se cumpla: “(…) si los rojos hubieran ganado”. Pero los rojos no ganaron. Los rojos perdieron, fueron aniquilados y, a día de hoy, gracias a la connivencia del Partido Popular, la historia está siendo reinventada. Las calles y plazas públicas han sido dedicadas a generales golpistas, a sus lemas; se sigue poniendo tierra sobre las cunetas selladas por la inoperancia de los descendientes de los “ganadores” del 39.

Lo preocupante de esto no es que un exaltado como Sostres escriba un artículo como éste; estamos acostumbrados. Lo peor es ver cómo chavales que ocupan puestos en las nuevas generaciones del partido de Gobierno, lo vitorean. A él y al candidato del Partido Popular a la Generalitat, García Albiol. Un hombre elegido por Génova para asegurar la posición hegemónica en la derecha, en vistas a la claudicación ante Ciudadanos en el centro derecha. Albiol es el candidato perfecto para barrer para casa el voto de la decepción de los españoles de bien que viven oprimidos en una tierra de frenesí soberanista y migratorio. Pobre España. Cataluña te roba… O se lo cargan o lo hacen mártir–electoralmente hablando–.

En resumidas cuentas, podríamos decir que el pobre analfabeto cultural de Nuno Silva no sabe quién fue Franco… bueno, qué le vamos a hacer… así es el fútbol, que diría el otro. Seguro que tampoco sabe quién fue Hitler. Habrá vivido toda su vida pensando en pelotas. Pero los jóvenes universitarios que se hacen llamar “liberales” sí que lo saben. Aquellos que incendian Twitter con “si hubiese aparecido con la del Ché, o con la de Fidel Castro…”, sin saber citar una sola referencia histórica de ambos líderes. Es triste, sí, pero en España, en el año 2015, se sigue haciendo apología del genocidio franquista impunemente. Mientras, los trolls de twitter solo viven para hacer memes. Mientras, nuestros líderes dan lecciones de moral a Cuba, a Venezuela, a Grecia. Y mientras, nos creemos líderes en crecimiento, pero vamos camino de ser farolillos rojos sin luces. Vamos camino de olvidar la historia.

Sergio Casal (Oleiros – Galicia) es periodista magíster en Estudios Avanzados de Comunicación Política por la Universidad Complutense de Madrid

.