Etiquetas

, , , ,

Publicado en el portal cubainformación.tv


Con el amor por bandera: derechos LGBTi en Cuba, España y EEUU

Género

Sergio Casal.  Cubainformación. El ser humano ha nacido para el amor. Y si no, ¿qué nos queda? A lo largo de todo el siglo pasado nuestra especie se ha esforzado en demostrar precisamente lo contrario. Las guerras imperialistas, mundiales, religiosas y las contradicciones generadas por el capitalismo han dejado para la historia un período de muerte, destrucción ambiental y avance lastrado. Pero siempre hay esperanza.

En España, hace 10 años que el matrimonio entre personas del mismo sexo es una realidad legal. Durante la primera legislatura de Rodríguez Zapatero, se demostró al mundo que este país estaba aprendiendo algo de democracia. Fueron ampliados derechos de colectivos históricamente subyugados ante el patriarcalismo de una sociedad aletargada y anclada en el pasado, víctima de su propia historia. Hoy, a pesar de la cantidad indecente de recortes en materia de derechos sociales, el pueblo español ha aprendido del hito legislativo impulsado por el histórico activista LGTBi Pedro Zerolo, recientemente fallecido por cáncer de páncreas.

En Estados Unidos parece que están aprendiendo y durante estos días, tras la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo, muchos lugares del mundo han reconocido el gesto. En importantes ayuntamientos de España (especialmente los liderados por candidaturas de unidad popular) la bandera arcoiris es la protagonista de las fachadas consistoriales. Es importante entender lo trascendental del acontecimiento en un país donde el nivel de desigualdad roza lo grotesco, donde primero va el dólar, y luego la persona. Donde el ser vale lo que tiene, y no lo que es. Estos días la bandera del orgullo ondea por el globo como símbolo de la victoria sobre banderas negras manchadas con la sangre de inocentes. Ondea por encima de banderas que representan territorios obtenidos de forma sangrienta y no humanidad.

En Cuba, ha sido encomiable la reivindicación de los colectivos LGTBi, con Mariela Castro como cara visible y seguro que muy pronto se recogerán los frutos de esa lucha. A pesar de la campaña mediática internacional de desprestigio –véase el lamentable y falso titular de la “lapidación a un transexual”–, el pueblo cubano es consecuente y avanzado. Su nivel intelectual y su tolerancia son envidiables y la unión legal entre personas del mismo sexo, así como la reforma del Código de la Familia son los pasos que restan al gobierno de Raúl Castro para culminar un trabajo esencial en materia de derechos sociales e igualdad.

El ser humano es amor. Y el amor no entiende ni de género, ni de razas, ni siquiera de fronteras. Y una bandera que representa ese amor es un orgullo. La patria por la cual sentirse identificado está en esos valores de igualdad, justicia social y solidaridad; por esa patria vale la pena luchar. Siempre con el amor por bandera.

Oleiros (A Coruña, Galicia)

Sergio Casal es periodista magíster en comunicación política por la Universidad Complutense de Madrid. Especializado en periodismo social y político.

Follow @SergioCasal15 on twitter