Etiquetas

, , , ,

A todos nos gusta un Federer – Nadal, especialmente a los amantes de este noble deporte de raqueta llamado comunicación política.

Se masca la tragedia. Se oye el ruido de sables. La gente empieza a hablar… Este baile ya no es cosa de dos. Djokovic y Murray se han subido al podio, y no tienen intención de bajar durante un buen tiempo. Podemos y Ciudadanos tampoco. Y es que, cuando un partido se consolida y encuentra su espacio dentro del espectro electoral, sus crisis dejan de ser fulminantes. Que se lo digan a UPyD. Grave error el no haber convencido a esos millones de españoles que eran magentas y no lo sabían. Ahora es un partido condenado a desaparecer (o a transformarse, especialidad de su lideresa). No así Ciudadanos, que ha encontrado un cómodo sillón electoral situado en un espacio sumamente suculento para los partidos: el centro. 

CIUDADANOS SE CONSOLIDA EN EL CENTRO

El partido de Albert Rivera se ha hecho sitio en el centro a costa del PSOE, de Podemos pero, especialmente –y en el centro-derecha– del PP. No ha tardado el partido de  gobierno, consciente de esta amenaza, en empezar a destacar las virtudes de su a priori rival o enemigo en la derecha. Arriola, Esperanza Aguirre y Cifuentes han visto El Padrino. Alguien debería recomendársela a Rajoy, que parece no entender que “es importante tener cerca a tus amigos, pero más cerca a tus enemigos”. 

PODEMOS SE DESPLOMA (?)

Ni de cerca. Es fácil decir que algo se desploma cuando una línea va hacia abajo. Lo importante es entender el contexto. Recordemos en primer lugar que, el ascenso exponencial no es eterno. Es imposible manter un crecimiento de estas características en el tiempo y, una vez experimentado el techo electoral, Podemos comienza también a acomodarse en su chaise-longe de centro izquierda e izquierda, eso sí, con el escollo del PSOE recuperando terreno en el centro-izquierda. La formación de Pablo Iglesias acaba de saltar a la pista y todavía está calentando su revés, tiene algún error no forzado, pero se trata de ajustar el golpe. El partido sigue a tiro. Alberto Garzón ha dicho algo muy ilustrativo acerca del tema: “Podemos no es un partido político, es una maquinaria electoral. Ha nacido para las elecciones.

Y El QUE SE MUEVE, NO SALE EN LA FOTO

Buena instantánea nos darán las municipales y autonómicas de mayo. Si bien es cierto que entre el índice de confianza y margen de error, el orden de los cuatro partidos principales podría no ser exactamente el que expresa el gráfico sobre la encuesta, se entiende que lo importante no es tanto la posición, sino el porcentaje. Este mapa político de cuatro fuerzas con prácticamente el mismo poder deja abierto todo hasta noviembre. UPyD se está moviendo demasiado. Izquierda Unida, demasiado poco. Y ya todos deberían estar en su puesto en el podio, posando para la foto, o no saldrán.

El Nadal – Federer se ha quedado obsoleto. Tendremos que aficionarnos al dobles… En cuanto conozcamos cómo se conformarán las parejas.