Etiquetas

, , ,

La vida es fascinante. En cada minuto, invertimos 1,2 segundos en pestañear (lo que supone 72 segundos cada hora). En el bostezo invertimos unos 6 segundos (contagia, ¿eh?). El orgasmo femenino dura alrededor de 20 segundos (de ahí para arriba). Un huevo tarda unos 780 segundos en cocerse (60 ha tardado el recórdman mundial en engullir 32). La parte final parte del parto humano se ronda los 4.500 segundos. ¿Y cuánto dura una sonrisa, una decepción, un lamento, una carcajada?,¿cuánto un beso y cuánto una náusea? Tiempo…

Hace aproximadamente unos 95 millones de segundos (unas 38 vueltas de la luna a su órbita terrestre), un estudiante de segundo curso de periodismo decidía abrir un espacio en la red para compartir el siguiente artículo, a razón del cierre del diario Público. Lo que, en principio nacía como transmisión de opinión formalmente irregular, fruto de una vocación y un impulso, fue evolucionando en un proyecto personal de cierta continuidad que, en una etapa de lo más complicada para el país, decidía denunciar sin miedo; hablar sin reservas. Poco a poco; post a post; punto a punto; set a set, el blog fue aprendiendo de sus muchos errores, se hizo mayor, cumplió 50, 100, 200 entradas… Realidades desde Gaza, Kiev, Caracas, Washington, Nueva York, Seúl, La Habana, Madrid. Y lectores de una multitud de países realmente diferentes.

Representación de los lectores durante el año 2014. Desde los más de 6.000 en España, hasta el lector de Singapur

Representación de los lectores durante el año 2014. Desde los más de 6.000 en España, pasando por los 400 de Estados Unidos, hasta el lector de Singapur.

El periodismo es perro. Sin haber metido la uña del dedo meñique del pie derecho en este abrumador mundo, uno entiende que la pecera es cada vez más pequeña, y en ella deben convivir pezqueñines, pirañas, peces gordos y peces menos gordos. El periodista está desprotegido en un campo en el que ha progresado la competitividad inherente al sistema-mundo capitalista prácticamente hasta los límites de lo deontológicamente correcto. Dentro de un contexto en el cual la lógica del audímetro ha ido derribando otros valores relacionados con los orígenes de esta noble profesión. ¿Y qué nos queda a los que llegamos?¿Cómo retomar el camino? ¿Se puede meter la marcha atrás cuando se circula en sexta? La respuesta no la tengo yo. No la tiene este blog. Probablemente sea algo parecido al no.

No es más que la repetición del patrón existencial. La vida es un conjunto de proyectos sin completar. De metas a la mitad. De caminos cortados y frustración. Quién no ha escuchado eso de “Yo intenté abrir un blog y me duró 3 semanas”. Yo lo he escuchado mil veces. Muchas dentro de mi. De la misma voz que me decía ‘para’ cuando quería seguir. Esa que me susurra quédate en cama cuando lo difícil es levantarse. La misma que, cuando mandas callar, grita. Durante la vida de este blog he aprendido eso que antes sólo intuía, y es que la vida es un camino, no un fin en si mismo. Una rueda. He visto caer a mi alrededor muchos proyectos muchísimo más ambiciosos y, gracias a este pequeño e imperfecto espacio en la red –a pesar de dificultades y obstáculos–, sigo comprendiendo que, mientras exista la simple posibilidad de convertir lo que a priori sería no, en un probablemente no, seguiremos abiertos hasta el amanecer. Gracias.


 

Sergio Casal

Haced lo que teméis y el temor morirá. Jiddu Krishnamurti