Etiquetas

, , , ,

Basta que diga que no me gusta hablar de una cosa, que diga que no voy a hablar más del tema, para que alguien me lea. Unos cuantos. Pues hoy voy a hablar de algo que hace que me piten los oídos. Y mucho.

El establecimiento de metas irrealizables sólo genera frustración. Vive al día; pero vive

El establecimiento de metas irrealizables sólo genera frustración. Vive al día; pero vive

Hoy es ‘Blue Monday’ (otro lunes de mierda como otro cualquiera, pero en Hipster) y, según nos cuentan, el día más triste del año. He aquí las razones esgrimidas por los media: 

  • Falta de cumplimiento de los objetivos marcados para año nuevo
  • Mal clima
  • El mismo hecho de que sea lunes

Pues esta fórmulasui géneris’ es la que forma una amalgama de desastres existenciales que provocan que “…este 19 de enero nos parezca que la vida no es más que una estafa” (El Mundo, dixit). Pero lo cierto es que no es tan sencillo como El Mundo, El Huffington o La Voz de Galicia nos lo presentan. Se trata de una compleja fórmula basada en las emociones recogidas a través de las principales redes sociales durante la primera quincena del año que dan lugar a una conclusión aplastante, que aquí resumo:

Lo realmente triste es la cantidad de tontería que tenemos por m ²”. (Servidor, 2015)

Sí, señoras y señores. Tontería. De la peor. Es que es lo que faltaba. Que vengan unos iluminados y, en coalición con los medios de comunicación, nos digan cuál tiene que ser el día más triste y cuál no. No es ya el decirnos cómo pensar, cómo vestir, cómo hablar y de qué forma ver la realidad. Ahora es también cómo sentirnos. Cuándo llorar, por qué hacerlo y por qué reír. No seré yo quien no haga apología de la felicidad, pero entendiéndola como una sensación a vivir, un momento (o miles); no como un estado vital prefrabricado por terceros o una meta existencial irracional. Un estado de flujo desligado del materialismo asociado a la sociedad de consumo. ¿Es que somos nosotros –o los medios– alguien para juzgar si es más feliz (por ejemplo)…

… a) un magrebí que consigue cruzar la frontera que separa el abismo de una África anclada en las atrocidades del postcolonialismo y su nueva oportunidad en Europa (dura también, no cabe duda)?

… b) un millonario que disfruta del ocaso estival sobre un yate que se desliza entre las islas del mar Egeo?.

A priori todos lo tendríamos claro, ¿no? Pero todo depende de las condiciones socioeconómicas y estructurales: desde la comodidad de Occidente es fácil; tanto como instaurar un frívolo ‘Blue Monday’ y hacer de un tema tan serio como la depresión un juego de modas.

Probablemente hoy sea uno de los días más tristes del año, sí. Lo que pasa es que no creo que lo sea porque haga más frío, y menos para los que contamos –por fortuna– con calefacción central en casa. No creo que dependa de que se acaben las rebajas o la Navidad. Por poner un ejemplo de alguna otra cosa que va sucediendo mientras nosotros luchamos contra este terrible ‘Blue Monday’: Boko Haram ha secuestrado a otros 50 niños en el norte de Camerún. Pero eso no nos quita batería del móvil o el portátil, ni vidas del Candy Crush. Es triste, sí; es terrible, sí; es muy bonito denunciarlo al final de un post en mi blog, sí. Pero,¿qué hacemos para combatirlo? Poco. Voy a por el cargador.