Etiquetas

, , , , , , ,

marianocard

Arranca el 2015 y parece que el simple hecho de que corra el tiempo hacia delante (cosa bastante común, por cierto) provoca la mejora de todos los indicadores. Ojo a los datos extraídos de los titulares de los principales periódicos del país.

– La prima de riesgo baja de los 100 puntos básicos por primera vez desde 2010. La Voz de Galicia

– El valor del Euro se reduce hasta 1,20 Dólares. El País.

– El precio del barril de brent cae por debajo de los 60 Dólares. Expansión.

Son raíces vigorosas. Después de todo el “esfuerzo” que se nos ha exigido en España, resulta que la responsabilidad de que vayan a mejorar nuestras exportaciones, nuestro poder adquisitivo, nuestra demanda interna y, en general, nuestros datos macroeconómicos, recae sobre agentes externos. No nos dicen que la caída desorbitada del precio del barril de brent y del valor del euro responden a una estrategia urdida desde los centros de poder de EE UU (en colaboración con su gran aliado en la industria petrolífera, Arabia Saudí) y la Unión Europea para tratar de debilitar la economía de una Rusia que ya bastante tiene con los suyo. Es decir, que cuando uno dice que el poder lo manejan tres o cuatro grandes ‘familias’, se ríen de uno. Pero resulta que lo que no consiguen cuatro años de recortes que afectan a la Sanidad y a la Educación en gran medida, lo consiguen tres decisiones tomadas por personas que, lo único que saben de España, es que tiene buen jamón. Tiene tela.

Y como no podía ser de otra forma y aprovechando el contexto de un año electoral que tiene toda la pinta de ser, cuanto menos, convulso, el Gobierno del Partido Popular ha decidido que hay que reformar la reforma fiscal (valga la redundancia) para que los bolsillos de los trabajadores españoles sumen unos 20 € a los 3 € que ya les va a otorgar la obscena subida del salario mínimo interprofesional. ¿Pero no era ya la de junio de 2014 una reforma fiscal “destinada a mejorar el poder adquisitivo de los que menos tenían“? Ja.

Pero no todo van a ser buenas noticias, claro. Fíjese ud. en la portada del diario La Razón del día 3 de enero (hoy)

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/8f9/34266329/files/2015/01/img_0428.jpg

ALERTA YIHADISTA

Resulta que en el día de ayer un hombre de nacionalidad española (origen magrebí, asunto bien remarcado por medios y delegación de Gobierno) que se dirigía en tren hacia la estación de Atocha, amenazó con una mochila a los viajantes, asegurando que llevaba una bomba y que se iba a suicidar, no sin antes llevarse a alguien consigo. Los usuarios del tren decidieron usar el freno de emergencia y el presunto magrebí (ya que ese parece ser el agravante) huyó por las vías, hasta ser detenido por las Fuerzas de Seguridad del Estado, que se encontraban ya en la estación. Pues de todo esto, el diario La Razón decide titular Alerta Yihadista y desenterrar “el fantasma del 11-M” (sic), haciendo gala de la incoherencia de su nombre al convertir el rumor en noticia, el recuerdo de una tragedia en carnaza informativa. El espectáculo en información. Aun cuando la misma delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes, aseguró que se trataba de una falsa alarma, La Razón ya había encontrado conexiones entre el sujeto en cuestión y la cúpula del Estado Islámico. Periodismo de investigación; del bueno.

Algo pasa en los diarios tradicionalmente conservadores (no sólo en La Razón) cuando, a pesar de todo, tratan de introducir en la Agenda temas como el terrorismo islámico, que según los datos de septiembre octubre y noviembre del CIS, es contemplado por la población como el trigésimo segundo problema que afecta al conjunto del Estado. Y, aun sabiendo esto, el ABC decidió en el mes de septiembre que éste fuese el cuarto tema con más apariciones en sus portadas, superando claramente a temas principales en la Agenda Pública como el Paro (77 %), o la Corrupción y el fraude (63,8 %) (primero y segundo en el barómetro del CIS de noviembre, respectivamente); y siendo sólo superado por titulares relacionados con Cataluña, el Gobierno y los partidos concretos y los problemas de índole económica. Los medios, esos creadores y protectores de la opinión pública… ¡MENOS MAL QUE TENEMOS 23 EUROS MÁS PARA GASTAR EN LAS REBAJAS DE ENERO!, ¿NO?

Campaña de la firma “Desigual” en 2013. Ven en ropa interior y sal vestido… GRATIS

Imágenes del último “Black Friday” en EE. UU.; formato ya exportado a España

   Y entre pitos, flautas, bombas y rebajas, nos encontramos con un fenómeno que amenaza con asolar definitivamente el panorama de los asalariados (los que quedan): El “empleo pobre”. Porque sí señores, gracias al Gobierno de Mariano Rajoy, en este país ya no sólo podrán ser pobres las personas en paro, o si prestación. También podrán serlo personas que trabajan, con su contrato laboral precario, sus horas extra fraudulentas y todo eso. Señor De Guindos, ¿cómo vamos entonces a tener miedo de perder nuestro empleo, si vamos a ser pobres de todas formas? No jueguen más con la paciencia de las personas, que no está el horno para bollos.