Etiquetas

, , , ,

Llevo mucho tiempo sin escribir. Es como no pensar. Pero pensar de verdad. Me gusta pararme, por lo menos una vez al día y, si no puede ser, pues una vez a la semana. Con la escritura me pasa algo parecido. Hay veces que lo empiezo y paro. Lo guardo. Qué mejor que un 31 de diciembre para pensar y escribir; ¡vivan los topicazos!

para facebook

Y hablando de topicazos, y porque para picar de todos los platos no podemos comer mucho de uno solo, digamos simplemente que el 2014 ha sido un año bueno. Los gallegos pecamos (dicen) de indeterminación. Diré al respecto que el 2014 ha sido a la vez bueno y malo, como en todo, depende de en qué nos fijemos:

    Como el ABC no lo ha reflejado en su repaso del año, me veo obligado a hablar de Podemos. Sí señores, se puede decir… PODEMOS PODEMOS PODEMOS. Yo he votado a Podemos, y los volveré a votar (muy mal se tiene que dar todo para lo contrario). Pero (prometí no profundizar) por una razón básica: he vuelto a ver sonrisas en personas que la habían perdido. He visto que ¡sí se puede!. ¿Qué tópico no?, qué populista podría decir… me estoy aburguesando. Sí, pero me encanta ver como el fascismo y los intocables (los poderes fácticos formados por una élite politico – económica) empiezan a tener miedo de verdad de la izquierda, porque es cierto, muchos años llevamos en la calle desde mucho antes de la creación de Podemos, pero pocas veces el bipartidismo ha visto temblar sus cómodos escaños en el Congreso. Mire el caso de Grecia. Cuénteme usted, cómo es que el FMI anuncia la cancelación de su ayuda a Grecia en 2015 hasta que se celebren las elecciones del 25 de enero; ¿no será miedo a Syriza, miedo a que siente un precedente, a perder esa posición dominante en la Europa del Sur?¿Y Alemania, que tanto reclama a Grecia? ¿Cuánto deben los alemanes (no solo al pueblo griego), cuánto se les ha condonado tras las dos guerras mundiales del siglo pasado? Pero no existen excusas para la austeridad de la troika.

 Ahora el PP empieza a aprobar alguna reforma de cara a este año que entra, electoral, e introduce el mantra de que el 2015 será el año del despegue. Pero ya no cuela. Son muchos años, muchas mentiras. Se les está acabando el negocio. ¿No nos decían tras el 15M, “que se presenten a unas elecciones, a ver cuántos les votan… son cuatro antisistema… y qué pasa con la mayoría silenciosa… bla bla bla”. En noviembre hay elecciones, se acaba el tiempo. Más allá de siglas, pero no más allá de la ideología. Lo digo sin tapujos y aun a riesgo de patinar: el 2015 será el año de la izquierda. Espero que sea un año en el que recuperar esa sonrisa perdida desde 1939. Por todas estas esperanzas hoy brindaré; porque el miedo va a cambiar de bando, pero especialmente porque lo va a hacer también la sonrisa… Por un 2015 en el que nosotros sonreiremos. Por defender esa sonrisa con todo.

El triunfo del verdadero hombre surge de las cenizas de su error. Pablo Neruda

#Feliz2015