Etiquetas

Las palabras son armas arrojadizas, o venenos. Las palabras son, en general, o pueden dejar de ser para no ser. Ser está entre una de las cualidades más importantes de la palabra. Historia. Las palabras construyen la historia, y los hechos pasan a un segundo plano. No hay pasado sin palabras. Los hechos que vivimos en el presente están determinados por el pasado y, nuestro futuro, será palabra. Si es que es. Que no está muy claro. Porque las palabras (dicen) se las lleva el viento, la guerra, la ignorancia, la apatía, otras palabras, etcétera. Pueden ser tan estúpidas como las que preceden a esta «esta». O pueden no serlo. Pueden cambiar el curso de una vida. En un segundo, un silencio (que también es palabra), puede cambiarlo todo, o no cambiar nada, cambiándolo todo. Estas no son las palabras que tú quieres oír. Pero, ¿qué haces aquí entonces?, la palabra tiene ese poder. Márchate sabiendo que eres dueño de tus palabras. Úsalas con moderación, o sin ella; lo que prefieras, pero úsalas (o no).

9435801308_df7d5bd0aa_c

Sergio Casal ©