Etiquetas

, , , , ,

Los resultados de las elecciones europeas, a pesar de la baja participación, que sigue siendo un punto pendiente en este proceso, son el reflejo de que al bipartidismo se le está acabando el tiempo. No me voy a parar a comentar los resultados a nivel europeo, que ya todos conocerán, ni siquiera a analizar la reacción del electorado en zonas como Catalunya, Andalucía o Madrid. Creo que existe un punto de inflexión mucho más complejo y a la vez más inquietante: el síndrome de abstinencia del bipartidismo español.

Resultados en España

Me explico, desde hace más de dos décadas, el electorado español ha vivido un proceso progresivo de desafección política en gran parte porque los dos grandes partidos de gobierno, año tras año, han conseguido aglomerar a más de un 80% de los votantes. Esto ha cambiado, ellos ya lo saben y ahora empieza un proceso complicado. Para entendernos, una sencilla analogía: este país ha sido adicto al bipartidismo. Cuando al principio del tratamiento, se le quita la dosis a una persona con adicción, se produce un fenómeno biológico a través del cual los neurotransmisores exigen con emergencia esa dosis, síndrome de abstinencia. Ahora empieza el síndrome de abstinencia del bipartidismo y sus síntomas son claros pero peligrosos:

  -Al ver peligrar su sillón, el sindicato del odio (medios de comunicación y derecha rancia) dará golpetazos para tratar de conservar su hegemonía (a la forma de entender el término según Gramsci, como comenté en el anterior artículo). Esos medios de comunicación colaboracionistas invertirán todo su potencial hegemónico en tratar de conseguir otra dosis de bipartidismo “caiga quien caiga”, ese sindicato que menospreció desde antes del 15M a todos los movimientos populares nacidos como respuesta a diferentes exigencias sociales: la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, la Marea Verde, Marea Blanca, Granate… y que ahora teme la respuesta que la gente ha dado en las urnas.

Es un proceso que ya se ha desatado. No tenemos más que identificar las reacciones de este sector mediático ante los resultados de las Elecciones Europeas. Carlos Floriano, director de campaña del PP, ha asegurado estar asustado por el millón de españoles que ha votado el modelo de la Venezuela de Maduro“esta extrema izquierda es la que asalta el Congreso”. Eduardo Inda, del diario El Mundo, se apresura a hablar de que “el chavismo ha financiado la campaña de Podemos”. Isabel Durán, periodista de 13TV, que hace unos días nos regalaba estas declaraciones en este vídeo ahora parece “preocupada” por “el ascenso de los extremos”. También su compañera Isabel San Sebastián, que empieza a relacionar chavismo, nazismo y demagogia en una vorágine de incongruencias políticas. Ya no saben qué decir para conservar esta hegemonía basada en el miedo.

El sindicato del odio se pone en marcha

El sindicato del odio se pone en marcha

Según parece, la gente no está tan “anestesiada” como parecía, y ahora es cuando comienza su auténtica campaña, ese martillo pilón que combina manipulación y desinformación a partes iguales. Comienza una etapa en la que se tratará de atemorizar a la gente. Veremos los platós de televisión colmados de periodistas alertando de los peligros de esta “extrema-izquierda, de los radicales, los enemigos de españa, etc.”  Se empezará a utilizar la falacia y la mentira como argumento principal para deslegitimar el trabajo de todas las personas que quieren un cambio. Por eso, entre todos, tenemos que superar este síndrome de abstinencia, y hacerle saber de una vez por todas a ese sindicato del odio, que el miedo ha cambiado de bando.