Etiquetas

, ,

 Cada día asisto más atónito al derroche de hipocresía del gobierno. Nos mienten día tras día, ya no se molestan ni en emplear triquiñuelas retóricas o en buscar cuidadosamente eufemismos que camuflen hechos totalmente opuestos a sus palabras, ¿para qué?, si cuentan con la complicidad de el 90% del espectro mediático. Me explico.

Algunas opiniones sobre las declaraciones de tertulianos habituales en los platós de televisión

Algunas opiniones sobre las declaraciones de tertulianos habituales en los platós de televisión

Un nuevo sistema de becas favorecerá a las menores rentas y las mejores notas“, así titulaba el ABC el 6 de junio del pasado año su noticia en referencia a su “acceso VIP” a los puntos clave del Decreto Ley de becas. Con un par. Estoy bastante harto de poner en contexto las cosas, de ganarme la credibilidad a través de textos cuasi incomprensibles tratados con la rigurosidad y precisión de un relojero, disculpando la inmodestia. En estas líneas no pretendo ser política o dialécticamente correcto, simplemente pretendo transmitir lo que ahora mismo recorre mi mente, de forma un poco más sutil.

Oie, que la beca está pagada con los impuestos de todos, y van a recibir entre 6000 y 8000 euros, 4000 en el peor de los casos”. No puedo dejar de sentir repulsión hacia la argumentación de seres como el director de La Razón, Francisco Marhuenda, un todólogo insensible a cualquier tipo de drama humano, un cómplice más de la sinwertgonzonería. A ver Paquito, respondeme a esto: el año pasado percibí una cuantía de 2800€ con todas mis asignaturas aprobadas (+150 por méritos académicos); este año, a mediados de abril y con el curso escolar a punto de terminar he recibido únicamente 1500 euros para poder cubrir mis gastos y estoy pendiente de cobrar otros 780 de la parte variable (a ver si para este año puede ser), un montante de 2280 € si no me fallan las cuentas.

 “Que se premie a aquellos estudiantes con mayor necesidad y que den mayor rendimiento” decía también Alfonso Rojo. Pues ni una ni otra, porque a pesar de haber subido la media de mi expediente en 0,4 puntos (superando el total de 60 créditos), y a pesar de mantener el umbral 2 de renta (que ha pasado de un rango de 5 umbrales a uno de 3, mucho más arbitrario), he recibido 650 euros menos de beca. Hablo sin tapujos sobre mi experiencia personal porque se que sirve para que otras (muchas) personas se identifiquen con esta situación, hay mucha gente que está en una situación similar o peor que la mía, no soy mártir de nada. ¿Debería decir “bueno, por lo menos me dan algo, que hay gente que ni recibe”?, pues no lo diré, porque ni yo tendría que recibir menos ni mucha gente se tendría que quedar sin beca. Nos quieren hacer sentir culpables, quieren enfrentar a los estudiantes para ocultar que el problema está en su incompetencia.

¿Que realmente hay estudiantes que se “beben” la beca, como decía Rojo?, pues no se preocupen que si son pobres al año siguiente no estarán estudiando, y si son ricos pues se pasarán estudiando 12 años la misma carrera, vaciando las estanterías de licor de los ultramarinos, generando gasto público y jodiendo a los que realmente queremos estudiar y formarnos para, un buen día, huir de este país de piratas. Porque sí, es lo que consiguen, ni movilidad exterior ni “mamandurrias”. El problema lo tienen ellos, que gastan el dinero de nuestros impuestos en formarnos para después mandarnos empaquetados a otros países. España se desangra, y la verdad es que (por desgracia) me importa cada vez menos.