Perfiles: Luis de Guindos

 Política y economía son dos conceptos, áreas de conocimiento si lo preferimos, estrechamente ligados e interrelacionados desde la conformación de las primeras democracias clásicas. En esta ocasión, es imposible analizar la realidad política española sin desentrañar el perfil del hombre que maneja la maquinaria económica de nuestro país, el Ministro de Economía y Competitividad Luis de Guindos Jurado.

Luis de Guindos Jurado, Ministro de Economía y Competitividad

   Un hombre conocido y relevante durante la segunda legislatura (2000-2004) de Jose María Aznar, Secretario de Estado de Economía junto a Rodrigo Rato (actualmente imputado por el caso Bankia), quien detentaba la Cartera de Economía. Ya por entonces (2003) comenzaban a intuirse ciertas señas ampulosas en su lenguaje:

«No hay burbuja inmobiliaria, sino una evolución de precios al alza que se van a ir moderando con más viviendas en alquiler y más transparencias en los procedimientos de urbanismo.»

  Nada más lejos de la realidad. La coyuntura real no se correspondía con esta suposición, lo cierto es que a pesar de el aumento de contratos de alquiler debido al aumento exponencial en el precio de la vivienda, las cláusulas engañosas de los préstamos hipotecarios provocaron que, hasta el año 2010 España tuviese el mayor parque de viviendas por habitante de Europa, pero estando a la cola en alquiler de viviendas (apenas el 11% de viviendas principales en régimen de alquiler). El resultado de esta situación la estamos sufriendo hoy. De la transparencia en los procedimientos urbanísticos es complicado hablar puesto que desde el inicio de la expansión inmobiliaria, derivada de la Ley de Liberalización del Suelo de 1998, el precio de la vivienda se incremento durante los tres primeros años del siglo en más de un 67%. Un estudio económico elaborado por la Universitat de Valencia a principios de 2004 revelaba la siguiente información:

   “La edificación de la vivienda aumenta a un ritmo desconocido hasta ahora, al mismo tiempo, un gran número de españoles, entre los que cabe destacar a los jóvenes, queda al margen y no puede acceder a una vivienda. Existen carencias en el mercado de alquiler, insuficiente en España (no llega al 14% del total) debido a que no hay políticas activas que faciliten el régimen de alquiler, lo que a su vez supone un factor que propicia la tendencia de la sociedad a acceder a contratos hipotecarios. Desde el gobierno se dice que no habrá una política general de construcción para todo el país, aún existiendo una gran diferencia entre zonas geográficas. En España el número de viviendas es mayor al número de hogares (más del 50%). España es el país Europeo con mayor ratio entre número de viviendas y habitantes y el ritmo de crecimiento en la construcción de viviendas ha sido muy superior al aumento demográfico (21% frente a 5%).”

  Pero tras la derrota electoral de 2004, Luis de Guindos comenzó su rodaje por el sector privado, un rodaje que comenzaría en el leviatán estadounidense Lehman Brothers, una empresa gestora de activos financieros que encontraría su final en 2008 con, irónicamente, un pasivo de más de 430 mil millones de dólares y más de 100.000 entidades afectadas en todo el mundo que caerían como fichas de dominó en lo que, en los años venideros, se estudiará como la mayor crisis y estafa de la historia del sistema capitalista. De Guindos acabaría siendo nombrado Presidente ejecutivo para España y Portugal justo dos años antes del sonado crack de la multinacional yankee, incluso llegó a vender preferentes durante esta etapa, hecho que llegó a sacarle los colores en alguna ocasión.

   La biografía de este economista Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por el Colegio Universitario de Estudios Financieros está llena de un ininterrumpido fenómeno de “puertas giratorias” en las que se desplaza continuamente entre el sector público y el privado. Pero no son sus únicos círculos de trabajo, nuestro Ministro de Economía también es un asiduo en las reuniones del controvertido Club Bildelbergun enigmático lobby al que pertenece la gran parte de la élite tanto financiera como política de nuestro tiempo; para descifrar los intereses y el funcionamiento de este “concilio” la  obra La verdadera historia del Club Bildelberg”, del auto ruso Daniel Estulin, se convierte en imprescindible.

  Hace tan solo unos días, Luis de Guindos aseguraba que gracias a las “medidas” del gobierno se habían evitado unos 700 deshaucios, pero lo cierto es que desde que Rajoy llegó a Moncloa, 75.000 personas han sido deshauciadas (sin contar las ejecuciones de 2013), se han producido más de una quincena de suicidios relacionados con las consecuencias de los impagos hipotecarios, por no hablar de los datos de desempleo: la Encuesta de Población Activa del Instituto Nacional de Estadística desveló en abril que el número de desempleados se situaba ya en 6.202.700 y la tasa de paro en el 27,16% (en abril de 2012 las cifras eran de 5.639.500 y 24,44%). Desconocemos pues, a pesar de las continuas proclamas esperanzadas de los responsables políticos, y del reiterativo y exasperante baile de cifras, si esta situación se invertirá en 2015, 2016 o 2030, pero lo cierto es que es difícil atisbar el horizonte del crecimiento con las políticas unidireccionales de adelgazamiento “caiga quien caiga”, en las que no se tiene en cuenta más que los indicadores macroeconómicos, dejando al margen a las verdaderas caras visibles de esta tragedia social, las personas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.