Etiquetas

, ,

  Judge by yourselves, who’s terrorist? The US Army is the real enemy, they torture inocents in Guantanamo and kill civilians in Irak and Afghanistan. STOP THEM!!

No es la primera vez que vemos actitudes como éstas por parte del ejército norteamericano. Juzguen ustedes, se burlan de niños sedientos desde sus carros de combate. Estamos hartos de que nos digan que los EEUU y su bendito ejército vela por la seguridad de las democracias. Es mentira, como fue mentira la existencia de armas de destrucción masiva en Irak o la relación entre Sadam Hussein y el 11-s.

Ahora, además de burlarse de los pueblos que destrozaron en Irak y Afganistán, los siervos del poder de Washington se dedican a hacer vídeojueguecillos en los que se recrean los atentados del 11M en Atocha o en los que te puedes poner en la piel de la banda terrorista ETA. Y si la comunidad internacional se queja, se resguardan bajo su más que adulterada libertad de actuación y expresión: los creadores de esta “realidad virtual” defienden el entretenimiento de su público por encima de todo. Claro, hagamos juegos donde podemos ser nazis, ETA, donde podemos recrear el 11-M y todo por el entretenimiento. Pues estoy seguro de que si hiciesen un juego en el que se recrease el atentado sobre las Torres Gemelas del 11-S también tendrían un gran público (no se si en USA, pero en el resto del globo probablemente), el problema es meramente que “no hay huevos” para hacerlo, porque si se toca el “orgullo americano” ya es otra cosa. Que a nadie se le ocurra hablar mal del Tío Sam mientras su ejército puede burlarse de los niños de Irak, torturar en la cárcel (campo de concentración) de Guantánamo, orinar sobre los cadáveres del “enemigo abatido” y jugar a ser Dios cada día en regiones desoladas por ellos mismos en Oriente Medio.

Pues declaro oficialmente y desde este humilde blog a la CIA, el Ejército Estadounidense y los diferentes secretarios de defensa que han pasado durante estos últimos años por la Casa Blanca (Leon Panetta, Robert Gates y Donald Rumsfeld) (entre otros) como los auténticos terroristas de nuestra época. No sucumbamos ante el Nuevo Orden Mundial, denunciemos al verdadero terrorista.