Etiquetas

, , ,

El pueblo cubano es ejemplo de la importancia de la cohesión social y del AL-TRU-IS-MO. Para que nos entendamos: Está muy bien eso de sentirse orgulloso de que la selección española gane la Eurocopa, pero es algo que se aleja millas del mensaje que transmite la publicidad asociada a este espectáculo futbolístico. Esa publicidad que apela a la “Furia Roja”, a la “raza”, al “trabajo”, a los “millones de gargantas que apoyan”, “todos juntos”…¿todos juntos qué? ¿Salimos de la crisis? ¿Creamos empleo? ¿Reducimos el déficit? Si los jugadores declararon las primas en Polonia para evitar pagar los impuestos en España..¿cuánto dinero pudieron perder las arcas públicas sin que hacienda sacase tajada de esas primas después de tener que despilfarrar en pantallas, viajes de Rajoy en el avión Hércules a Ucrania y demás “giliflautadas protocolarias”?. Para que quede claro:

1.-Me gusta el fútbol, como deporte, y soy seguidor del R.C.Deportivo de La Coruña y de la selección española.

2.-NO me gusta todo lo que rodea ese mundo (publicidad, prensa, radicales, patriotismo, etc, etc, etc.).

Que no os confundan, el patriotismo no es la solución, ponerse un cartón en los ojos y “graznar”  “Yo soy español nosequé nosecuanto” no une al pueblo. Apelar a la “orgullo de ser español”  y celebrar diciendo “por algo bueno que pasa…” no es más que el autorreconocimiento de que algo malo está sucediendo y no nos movemos, ¿será por esa abulia por la que no escuchamos nuestras propias cadenas? No lo sé. Pero lo que sí sé es que el “demostrémosle a Europa lo que somos capaces de hacer si trabajamos unidos”, si llevaba algún tipo de trasfondo político, ni los del anuncio se lo creen, irrisorio: (5 días después: la prima de riesgo en 550 puntos, España en el punto de mira de nuevo, más corrupción, subida de precios y más recortes en derechos sociales) Menos presumir y más actuar.

Nos llenamos la boca con nuestros propios halagos considerándonos los reyes del mambo en todo, pero no lo somos y mucho menos en lo que más importa: el “ser personas”, en nuestra sociedad no existe humanidad: el “prefiero llevarme 20 euros haciendo la vista gorda y perjudicando al vecino que hacerle la vida más fácil al prójimo” es el pan de cada día en nuestro país; en eso nosotros NO, pero el pueblo cubano que tanto nos gusta criticar y compadecer SÍ es ejemplo. AL-TRU-IS-MO.