Etiquetas

, , ,

       Últimamente no dejo de pensar en el hecho de que en este país se está viviendo proceso de “desinformación” terrible. Parece ser que el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, ha decidido ayudar a Bankia en el difícil momento por el que está pasando. Hay que ser austeros: recortar en educación, porque universitarios como un servidor solo buscan emborracharse y fumar cannabis y bajan la calidad de la Universidad en España; en sanidad, porque es intolerable que los que tantos ladrillos han puesto gratis en nuestro país ahora reciban atención sanitaria gratuita; en…¿en qué más? Ah sí, en creación de empleo, abaratemos el despido alegando flexibilidad para llegar a seis millones de parados y subamos los impuestos en contra de nuestro programa electoral mintiendo a todos los españoles, y con todo el dinero que recaudemos solucionaremos el problema del def…no, mejor aún, démoselo a los que han provocado esta situación para “sanearlos” y que puedan conceder créditos y crear empleo.

       Y después de ver todo esto, los españolitos que nos sentamos a la mesa viendo el telediario aplaudiremos estas medidas que tanto bien nos hacen y agradeceremos lo que piensan en nosotros votando de nuevo al PP en las elecciones de ¿2015? (si son en ese año, bueno, si sigue habiendo elecciones) porque gracias a la información que nos brindan los “mass media” tenemos una capacidad de decisión sobre el futuro de nuestro país inmejorable, somos así de libres, “súmate al cambio” decían… “otra España es posible” decían.

       Por desgracia siempre quedamos los típicos “cachorros socialistas” (que decía el líder de Nuevas Generaciones José Antonio Coto) que concebimos la Universidad como una “macrofiesta” y que poco o nada nos importa el futuro de este país, antisistemas que agreden a policías (yayoflautas incluídos) y que tratan de dividir a España que tendría que ser “Una, Grande y Libre”. Pues me gustaría acercar a los medios mi opinión, si es que no resulta un tanto extremista, de que la libertad de expresión está pasando por un proceso crítico y que la solución no es acomodarse y permitir todo lo que venga de “arriba”, el periodista es el protector del pueblo, el periodismo es su profesión, y esta profesión es democracia.