Etiquetas

, , , ,

Es difícil ponerse a escribir cuando tiene que ser para hablar de estas cosas, pero en los últimos días una de las pocas armas que podemos conservar ante los serios recortes de derechos a los que somos sometidos es la protesta a través de la palabra.

Muchas veces las imágenes hablan por si solas,  pero poco pueden decir cuando no son lo suficientemente difundidas debido a restricciones de los responsables de la “Seguridad del Estado”. Los Angeles Times publicó (desatendiendo los “consejos” del Pentágono) hace unos días esta y otras instantáneas tomadas por el ejército estadounidense en una irrebatible postura prepotente hacia los “enemigos abatidos”. Poco después, el secretario de Defensa, Leon Panneta condenó la conducta inaceptable de estos soldados y aseguró que este tipo de actos aislados no representan los valores del del ejército. ¿Y cuales son esos valores? ¿Patriotismo exacerbado, dedicación y compromiso incorruptibles? ¿Con quién? ¿Con la democracia? Me gustaría que el señor Panneta me explicase cuál es su concepto de los valores que gobiernan Norteamérica y a los hombres que la mantienen “a salvo” si cada día el ejército estadounidense se ve salpicado con un nuevo escándalo como el de estas fotografías.

En 2007 se mostraron estas imágenes de un helicóptero del ejército disparando contra un grupo de civiles en Bagdag, muchos civiles y periodistas han muerto en Irak y Afganistán. ¿Quién da las ordenes?

Este tipo de conductas son inexcusables, ¡menos mal que el conjunto de ejércitos está allí para adiestrar a la policía afgana contra los Talibanes!, pues vaya ejemplo está dando,  mear sobre el enemigo abatido… “¡Dios bendiga América, que nos mantiene a salvo de comunistas y de la continua amenaza del terrorismo!” Eso sí, a cambio de todos los derechos individuales; en Estados Unidos ya no existe el derecho a la intimidad, echen un vistazo a la Patriot Act, puesta en marcha tras el 11S y renovada por la administración de Barack Obama no hace mucho. Además seguro que en Washington no obtienen nada a cambio por hurgar en territorio “hostil”, demasiado timorata la queja del presidente Karzai ante el tema de las fotos, como un perro que  ladra a la mano que le da de comer.

También el Servicio Secreto está manchado: tres hombres de la cúpula más cercana a Obama aprovechan que el jefe tiene una cumbre en Colombia para irse de putas con el dinero de los estadounidenses, pero bueno, ellos siguen estando orgullosos de sus barras y estrellas. Con los que critican las restricciones de Venezuela y Cuba me gustaría compartir mi admiración hacia estos dos países por saber que nunca se convertirán en el prostíbulo de Norteamérica, por mucho que le duela al Tío Sam, que ya bastante daño ha hecho con sus garras a toda Latinoamérica. La Cumbre de las Américas no es más que un teatro, y lo peor de todo es saberlo, y saber que muchos de nosotros lo sabemos, y saber que los que lo sabemos no podemos hacer nada ¿por qué? Porque les hemos entregado el poder a los que se alimentan de él como de una droga, y su crónico síndrome de abstinencia convertirá también en crónica nuestra esclavitud a no ser que empecemos a no aceptar todo lo que nos imponen.